Manual Comienzos: Primera Parte: El Origen del Universo, Génesis Capítulos 1-11 (Estudios en Genesis nº 1)

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Comienzos: Primera Parte: El Origen del Universo, Génesis Capítulos 1-11 (Estudios en Genesis nº 1) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Comienzos: Primera Parte: El Origen del Universo, Génesis Capítulos 1-11 (Estudios en Genesis nº 1). Feliz lectura Comienzos: Primera Parte: El Origen del Universo, Génesis Capítulos 1-11 (Estudios en Genesis nº 1) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Comienzos: Primera Parte: El Origen del Universo, Génesis Capítulos 1-11 (Estudios en Genesis nº 1) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Comienzos: Primera Parte: El Origen del Universo, Génesis Capítulos 1-11 (Estudios en Genesis nº 1) Pocket Guide.

Dios selecciona a Noé para empezar otra vez con la humanidad. Después la humanidad crece y las cosas se ponen mal otra vez. Y en la segunda parte del Génesis se muestra la misión de rescate del mundo por parte de Dios. B La Historia Patriarcal Génesis 12 — Historia patriarcal enfocada a 4 grandes hombres:. En la segunda parte de Génesis, de los capítulos 12 al 50 se deja de hablar de todas las naciones para enfocarse en solo una familia: los descendientes de Abraham, con quien Dios hace una alianza, en la cual, a través de su familia, todas las naciones del mundo serían bendecidas.

Abraham fue el padre de Isaac, Isaac fue el padre de Jacob, quien fue el padre de José, quien resumió en una frase a sus hermanos el mensaje de esta sección Génesis La escena relatada en este capítulo es bastante dolorosa.

He aquí una familia en la cual Dios es conocido y, sin embargo, las concupiscencias, los fraudes y las mentiras se muestran muy tristemente. Isaac se enceguece física y espiritualmente. Sin buscar el pensamiento de Dios, se dispone a bendecir a su hijo preferido. Rebeca, por su lado, aconseja a Jacob que despoje a su hermano de esta bendición, engañando a su padre. Pero Dios conocía su corazón profano y, a través de esta aparente injusticia, Su voluntad se cumplía.

EL GÉNESIS LOS MILAGROS Y LAS PROFECÍAS SEGÚN EL ESPIRITISMO

Jacob consigue sus propósitos. Con la complicidad de su madre obtiene la bendición a la cual daba tanto valor. Y Jacob se hubiera evitado muchas penas y mucho tiempo perdido.

Salmo Hebreos relaciona esta escena con la del capítulo Su dios es el vientre y sólo piensan en lo terrenal Filipenses Son de esta tierra, tienen su porción en esta vida Salmo Para Jacob empiezan las dificultades. El odio de su hermano, excitado por el rencor y los celos, lo obliga a dejar a los suyos. La Escritura, al dar un gran lugar al relato de la vida de Jacob, nos permite admirar el largo y paciente trabajo de la gracia de Dios para con uno de los suyos.

En medio de las dificultades y lejos de la seguridad que brinda el techo familiar, es cuando a veces se presenta la ocasión de encontrar al Señor. Los que tienen padres creyentes no necesitan abandonar el hogar para hallar al Señor, pero es necesario que este encuentro tenga lugar y que el Dios de sus padres venga a ser también su Dios. Ella habla de las relaciones entre el cielo y la tierra, y pensamos en Aquel que las ha establecido para nosotros al bajar a esta tierra y al subir a la gloria Juan , 31; Efesios Al pecador cansado, la gracia de Dios le muestra la puerta del cielo v.

Una conciencia culpable no puede estar confiada, ni siquiera en la presencia del Dios de gracia comp. Muchos, como él, dudan apropiarse, mediante la fe, del don gratuito de Dios y piensan que sus esfuerzos deben merecerle Su favor.

Antiguo Testamento – Clase 2: Génesis | 9Marcas : 9Marcas

Pero esta vez no oímos ninguna oración de la boca del viajero, ni para pedir a Dios que le proporcione un encuentro feliz, ni para darle gracias por haber hecho prosperar su viaje. Tampoco vemos a la joven dar de beber al visitante cansado. Para que así sea, es necesario que nuestros corazones estén continuamente con Él. La historia de Jacob es la de la disciplina o, dicho de otra manera, la escuela por la cual Dios hace pasar a los suyos. Pensamos en el amor de Aquel que, para adquirirnos, vino a ser el Siervo perfecto.

Estos versículos nos presentan la familia de Jacob. La familia de Jacob, a excepción de José, es la imagen de su jefe: intereses egoístas, rivalidades, recursos dudosos la caracterizan. A pesar de esos extravíos, Dios tiene sus ojos puestos en ella y quiere bendecirla. Igualmente hoy las familias de los creyentes son preciosas para el corazón del Señor. Nos conoce a todos por nuestro nombre y desde nuestros primeros pasos nos prepara para el servicio al cual nos destina.

Apocalipsis El nacimiento de José, tipo de Cristo, anuncia para la familia de Jacob el fin de su servidumbre y el retorno al país de la promesa v. Espiritualmente siempre es así: a partir del momento en que Cristo toma su lugar en nuestras casas y en nuestros corazones estamos en condición de experimentar la liberación y la bendición celestial. Isaac había dado un ejemplo muy diferente a su hijo Jacob cap. En 1 Timoteo , el apóstol pone en contraste el deseo de enriquecerse con la piedad, la cual, con el contentamiento, es una gran ganancia.

He aquí, pues, la doble ganancia, las verdaderas riquezas que se deben buscar: 1. La piedad, es decir, las relaciones con Dios, de las cuales nos hablan los altares. Pero, en su destierro, Jacob no tiene altar, no tiene relación consciente con Dios. El apóstol Pablo aprendió personalmente a estar contento en cualquier circunstancia en que se encontrara Filipenses Pues nos ha dado nada menos que a su propio Hijo y todas las cosas con él Romanos A pesar de lo desagradable que es la forma de comportarse de Jacob, reconozcamos su paciencia.

Lo que lo sostiene es el recuerdo del país dado por Dios a Abraham y a su descendencia. No ha olvidado la promesa que Dios le hizo en Bet-el en cuanto a hacerlo volver al país de sus padres. Esta esperanza se mantiene viva en su corazón, y por fin llega el momento de cumplirse. Finge gran afecto por sus hijas y nietos en tanto que sus propios intereses son los que siempre le guiaron v. Finge temer a Dios v. Es triste ver la importancia que Raquel da a esos ídolos.

Estos dioses corresponden a las cosas del mundo que no nos decidimos a abandonar y que creemos poder llevar con nosotros en el camino hacia nuestra Patria. Jacob ofrece un sacrificio v. Recurre a la oración v. Veamos también la actitud servil de Jacob v. Una segunda noche memorable se inscribe en la historia de Jacob.

Siempre había buscado la bendición por sus propios esfuerzos; en eso se había opuesto a Dios. Ahora comprueba que la energía del hombre no puede vencer y prevalecer. Con un gesto de Dios v. Entonces Jacob se ve en la obligación de cesar de confiar en sí mismo. Obtiene la bendición bajo la forma de ese nombre de Israel, tan grande en los consejos de Dios, en la Escritura y en la Historia, ese nombre que nos habla de Cristo, el Vencedor, el Príncipe, el verdadero Israel de Dios.

Queridos cristianos, Dios quiere hacer de nosotros vencedores. Si nos detiene en nuestra marcha dirigida por nuestra propia voluntad y nos quita nuestra energía carnal, es con el fin de darnos su poder. Su cadera ha sido descoyuntada, pero su alma ha sido liberada Romanos , Después que Dios hubo cambiado el nombre a Abraham, su antiguo nombre de Abram desapareció definitivamente.

Sin embargo, la gracia divina era evidente para con él y los suyos. No obstante, vemos reaparecer los temores del pobre Jacob. Después de lo cual —todavía peor— se edifica una casa v. Las consecuencias no tardan: siguen relaciones que ocasionan la deshonra de su hija y la venganza odiosa de dos de sus hijos, triste tema del capítulo Bet-el, casa de Dios, es el lugar de Su presencia. La misma voz divina invita al cristiano, cada primer día de la semana, a cesar de ocuparse en los asuntos de la tierra y trasladarse al lugar donde el Señor ha prometido su presencia, y allí adorarlo en espíritu y en verdad.

Pero, antes de poder obedecer, Jacob sabe bien que una cosa es indispensable. Los dos nombres son inseparables, llevados por la misma persona. Nos recuerdan que los sufrimientos y las glorias de Cristo no pueden ser disociados 1 Pedro Cuenta con numerosos jefes, incluso reyes v. Este hombre y su descendencia, de generación en generación, han sido condenados a llevar como nombre el del plato cambiado por la primogenitura.

Narración de la creación del Génesis

Empezamos ahora la bella historia de José. José, objeto del amor particular de su padre, es al mismo tiempo víctima del odio y de la envidia de sus hermanos, los hijos de Israel comp. Juan ; Mateo Da testimonio contra ellos de la maldad que los caracteriza v. Así también Cristo, centro de las profecías respecto a la tierra v. José es, para cada uno de nosotros, un modelo de obediencia.

El largo camino seguido por José en busca de sus hermanos recuerda el que recorrió el Hijo de Dios para buscar y salvar a los que estaban perdidos. Primeramente camino de despojamiento: siendo Dios, se hizo hombre.

Introducción

Luego, camino de humillación hasta la muerte, sí, hasta la muerte de cruz Filipenses , 8. Lo despojan de su vestido Salmo y lo echan en la cisterna, imagen de la muerte. Todos esos sufrimientos fueron en su plena realidad la parte del Salvador. Finalmente venden a José como esclavo por veinte piezas de plata a unos extranjeros. En contraste, en el capítulo 39 volvemos a encontrar a José en Egipto, joven temeroso de Dios que se guarda puro y separado del mundo. Por eso Dios, bendiciendo de manera evidente toda la actividad de su fiel testigo, se complace en mostrarnos que tal piedad le es agradable.

Cuando la tentación se presenta, José la rechaza v. Nuestros pensamientos se dirigen hacia el Hombre perfecto que vino a participar de nuestra condición miserable y desesperada para servirnos con amor.