Descargar PDF El problema cuerpo-mente

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF El problema cuerpo-mente PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro El problema cuerpo-mente. Feliz lectura El problema cuerpo-mente Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF El problema cuerpo-mente en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF El problema cuerpo-mente Pocket Guide.

Tal actitud antimentalista es general en Wittgenstein, aunque matizada constantemente con reservas de tipo mentalista, esto es, con la tesis de que los sujetos humanos poseen realmente una vida mental interna. Por supuesto que los filósofos, en mayor o menor medida, siguieron atentos a los desarrollos de la psicología científica, pero a partir de finales de los cincuenta algunos filósofos empezaron a interesarse también por la neurociencia.

Tal fue el caso de John J. Smart y Ullin T. Place , que fueron los iniciadores del materialismo reductivo o teoría de la identidad mente-cerebro, esto es, la tesis de que los procesos mentales y los procesos cerebrales son idénticos. Armstrong remite la pregunta sobre la naturaleza de la mente a la pregunta sobre la naturaleza del ser humano, ya que los seres humanos tienen mente.

Ahora bien, para responder acerca de qué es el ser humano, parece razonable escuchar lo que nos diga la ciencia actual. Pues bien, la ciencia nos dice que el ser humano no es sino un mecanismo físico-químico. En consecuencia, la respuesta sobre la naturaleza de la mente debe ser coherente con esta respuesta. Por otro lado, Armstrong se opone al conductismo, tanto al que defiende que la mente es conducta como al que sostiene que la mente es disposición a la conducta.

Si la mente es conducta, entonces quedan sin explicar todos los procesos mentales que no van acompañados de conducta como cuando deseo fumar un cigarrillo pero no lo fumo. Y si la mente es disposición a la conducta, como insistía Ryle, entonces tal disposición debe ser algo real, frente a la tesis de Ryle de que una disposición no es un estado o cambio particular. Por tanto, los procesos mentales no pueden identificarse con la conducta, sino que precisamente son la causa interna de la conducta.

En conclusión, podemos identificar los estados mentales con estados puramente físico-químicos del sistema nervioso central lo cual es coherente con la visión del ser humano como mecanismo físico-químico. Tal es la teoría de la identidad mente-cerebro. A su vez, David Lewis considera que, habitualmente, la identificación psicofísica esto es, la identidad mente-cerebro consiste en postular o conjeturar que los estados mentales son idénticos a los estados cerebrales, pero que es posible establecer un argumento donde tal identidad psicofísica es implicada lógicamente y no meramente postulada.

El argumento es el siguiente. La primera premisa establece que los estados mentales se identifican con los estados causantes de la conducta, premisa garantizada por la teoría de que los estados mentales frente al conductismo son los causantes de la conducta. La segunda premisa, por su parte, establece que los estados neuronales se identifican con los estados causantes de la conducta, premisa garantizada por la neurociencia, la cual atribuye poderes causales sobre la conducta a los estados neuronales.

Por fin, la conclusión nos dice que los estados mentales se identifican con los estados neuronales siguiendo la inferencia lógica de que si dos cosas son idénticas a una tercera entonces son idénticas entre sí. Tal es de nuevo la identidad mente-cerebro. Conviene poner de relieve que el materialismo reductivo o teoría de la identidad mente-cerebro elimina en realidad el problema mente-cerebro.

Con todo, el problema mente-cerebro no ha sido eliminado ni de la ciencia ni de la filosofía actuales.

Facultades, Escuelas y otros centros de la Universidad

En efecto, el problema subsiste en el dualismo radical interaccionista del neurólogo John Eccles y en el materialismo emergentista del filósofo John Searle. John C. Eccles , nacido en Australia y Premio Nóbel de Medicina en , defiende un dualismo radical interaccionista entre la mente y el cerebro, ya que su hipótesis general es que la mente autoconsciente es distinta del cerebro pero ejerce una función superior de interpretación y control de los procesos neuronales.

Eccles resume su hipótesis dualista en seis principios. En tercer lugar, las informaciones procedentes de los órganos sensoriales son transmitidas al cerebro, pero, al cruzar la frontera entre la corteza cerebral asociativa y la mente, se transforman en las variadas experiencias de nuestro mundo perceptivo, las cuales son distintas de los procesos cerebrales.

En quinto lugar, la interacción a través de la frontera entre la mente y la corteza cerebral asociativa sólo tiene lugar cuando existe un elevado nivel de actividad diversificada en el mecanismo neuronal del cerebro asociativo; cuando el nivel de actividad es muy bajo, como por ejemplo en la anestesia o en estado de coma, el sujeto se halla inconsciente. Finalmente, debemos establecer que el mundo de los objetos físicos es incompleto, pudiendo ser influido por el mundo de los estados mentales y a su vez actuar sobre él.

Sobre estos principios Eccles concreta su hipótesis dualista interaccionista. En suma, la mente autoconsciente ejerce una función superior de interpretación y control de los procesos neuronales.

Por tanto, para Eccles existe el problema mente-cerebro, ya que los procesos de la mente autoconsciente son distintos de los procesos neuronales. Su solución consiste en sostener una interacción entre mente autoconsciente y maquinaria neuronal a través de la corteza asociativa del hemisferio cerebral dominante. John R. Searle, profesor de filosofía de la mente y del lenguaje en la Universidad de California en Berkeley, también cree que existe el problema mente-cerebro, puesto que sostiene que los procesos mentales no se reducen a los procesos cerebrales tal como los estudia el neurocientífico.

Problema Cuerpo Mente

En efecto, para este filósofo americano, hay cuatro rasgos de los fenómenos mentales, tomados globalmente, difíciles de encajar en la concepción del mundo del materialista reductivo o eliminativo. Para Searle, la conciencia es el hecho central de la existencia específicamente humana y, sin embargo, es difícil ver cómo sistemas meramente físicos pueden tener conciencia. El segundo rasgo de la mente difícil de encajar en una concepción materialista del mundo es la intencionalidad aunque tampoco todos los procesos mentales son intencionales , es decir, el rasgo mediante el cual nuestros estados mentales se dirigen o se refieren a objetos o estados de cosas del mundo distintos de los propios estados mentales.

El tercer rasgo de la mente difícil de acomodar con el materialismo es la subjetividad de los estados mentales y ahora podemos decir que todos los procesos mentales son subjetivos. Finalmente, Searle señala un cuarto problema, el problema de la causación mental. La respuesta de John Searle a estas dificultades consiste en sustentar un materialismo emergentista o, como él prefiere decir, un naturalismo biológico , que supone un cierto dualismo entre mente y cerebro. Para explicar su tesis, nuestro filósofo recurre a la distinción entre micropropiedades y macropropiedades de los sistemas físicos.

En resumen, en el cerebro existen dos niveles de descripción causalmente reales: el macronivel de procesos mentales y el micronivel de procesos neuronales. Por tanto, los procesos mentales son algo diferenciado de los procesos cerebrales, aunque no existan al margen de ellos. Asimismo, se entiende por cognición el uso y manipulación de información. Ahora bien, el funcionalismo es la doctrina filosófica sobre la naturaleza de los procesos mentales que mejor se adapta al contenido y alcance de las ciencias cognitivas.

En ese trabajo defiende que los procesos mentales son estados funcionales de un organismo tomado en su totalidad. Es decir, si se trata, por ejemplo, de demostrar un teorema, lo relevante es el conjunto de datos y de operaciones de que se dispone, siendo en principio indiferente que la demostración sea ejecutada por un computador o por un humano.


  • La gran aventura de los griegos (Historia (la Esfera))!
  • Ascensión (NUEVA CONSCIENCIA);
  • Referencias.
  • Servicios Personalizados;
  • Cuida tu cerebro: Memoria y mente saludables a cualquier edad.

Así pues, siguiendo a Fodor, la distinción entre función y soporte es fundamental. El funcionalismo se adapta bien al campo de las ciencias cognitivas ya que, en ellas, un organismo cognitivo es un sistema de procesamiento de información, ya se trate de un humano, un animal o un computador inteligente. Para el funcionalismo, los procesos mentales se caracterizan, al margen de su soporte, como procesos internos que median entre entradas sensoriales y salidas motoras y que cumplen determinado papel o función.

Por ello, en principio el funcionalismo prescinde de la consideración del soporte de tales procesos y, en particular, de la posible relación de los procesos mentales con su soporte cerebral. Si hay solamente un elemento fundamental en él, entonces la acción neuronal en el cerebro es responsable de todo cuanto la mente realiza. La actividad del mecanismo cerebral superior parece corresponder a la de la mente capítulo Este mecanismo, cuando se paraliza durante el sueño y recobra su actividad al despertar, puede conectar y desconectar la mente, tal vez mediante el suministro y el corte de energía que podría llegar a la mente procedente del cerebro.

Pero esperar que el mecanismo cerebral superior o cualquier serie de reflejos, por complicados que sean, desarrollen lo que la mente realiza y, por tanto, desempeñen sus funciones, es totalmente absurdo. Solamente que existe, en efecto, un segundo elemento fundamental y una segunda forma de energía.

La mente influye en él y se ve recíprocamente influenciada. La mente debe recordar utilizando los mecanismos de registro cerebrales. Si hay dos elementos, entonces la energía debe obtenerse por dos medios distintos.


  • EL QUIJOTE EN POLVORANCA.
  • ASTUCIAS QUE POR SUTILES SE ANIQUILAN A SI MISMAS!
  • ¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.!
  • PLANETA TIERRA BASE EXTRATERRESTRE.

La electricidad se reveló inicialmente a la ciencia al ser conducida por los nervios de los organismos vivos. Los físicos deberían tomar muy en serio nuestras preguntas, aunque sólo fuese por gratitud.

El problema mente-cuerpo

Penfield, Adviértase que no debemos confundir estados mentales con estados de conciencia. Los estados mentales son subjetivos sólo los percibe el propio sujeto , mientras que los diversos estados de conciencia son objetivos puede percibirlos un observador externo. Los neurofisiólogos distinguen entre estados normales de conciencia y estados alterados de conciencia. En su estado normal , la conciencia permite al sujeto dar una respuesta apropiada a los estímulos sensitivos y sensoriales. Las alteraciones patológicas, de la conciencia se dividen en: cualitativas y cuantitativas.

Un enfermo en coma puede no reaccionar ni a estímulos nociceptivos que provocan una agresión dolorosa de los tejidos, por ejemplo pincharlos o perforarlos. Es un oscurecimiento homogéneo de la conciencia, de mayor profundidad que la Obnubilación.

Generalidades del tema

Se caracteriza por una disminución de la actividad vigil, siendo la diferencia la mayor intensidad y profundidad del sopor frente a la somnolencia. Frecuentemente se confunde con el Estupor en el que hay conciencia vigil. Es un estado menos severo, la persona responde correctamente a las órdenes simples pero no a las complejas ejecuta órdenes escritas, realiza calculo mental pero con lentitud , fatiga o bastante dificultad de concentración.

Sin embargo, cuando la actividad motora se halla incrementada, se diferencias otros tres niveles: 1 excitación, 2 manía, y c delirio. Aquí se diferencian cuatro niveles de disminución del nivel de consciencia:. Ejemplos serían: alucinación, sonambulismo, terror nocturno. El estado de trance es un estado temporal de semi-consciencia situado entre la vigilia y el sueño. Técnica refinada de concentración de la atención y alteración inducida del estado de conciencia. Estos métodos intentan inducir patrones específicos de ondas cerebrales y en tanto lo logran, un estado alterado específico.

El problema cuerpo-mente | Mente y Cerebro | Investigación y Ciencia

Unitat de Docència. Pasar al contenido principal. Inicio Glosario Terminología Responsables Publicacions. Cualitativas: Aquí se diferencian cuatro niveles de disminución del nivel de consciencia: - Estados crepusculares : Surgen y desaparecen de forma abrupta y tienen duración variable desde pocas horas hasta algunas semanas.